martes, 10 de diciembre de 2013

EL TEMA DE LAS DROGAS SURGE DE NUEVO

UNA NUEVA MANERA DE COMBATIR LAS DROGAS

Hoy rompí mi tradición de no hablar de un tema en particular en Twitter.  Lo hice porque vi una noticia en Yahoo, hablando de que Uruguay es el primer país que legalizará la mariguana próximamente. Yo nunca he consumido drogas ni pienso hacerlo, ni he apoyado de ninguna manera su proliferación; pero creo que esta medida es la mejor manera de combatir el consumo de drogas aunque pudiera parecer una paradoja.  Y es que la única manera de exterminar la serpiente es decapitándola, yendo a la médula del problema.
¿Qué se ha ganado prohibiendo las drogas? Nada. En sí, incentivar su proliferación conjuntamente con todas sus secuelas. El ser humano es extremadamente complejo. Basta que alguien diga: no mirar aquí, para que la mayoría sienta un interés compulsivo en saber qué se trata de ocultar detrás de este mensaje. Hay que educar a los niños, los adolescentes y hasta los adultos en el peligro que corren consumiendo drogas. Insistir, insistir y seguir insistiendo en la propaganda preventiva. Ahora bien, si después de tantos consejos verbales y gráficos por la televisión, la net y otros medios, algunos se niegan a escuchar las advertencias y se arriesgan a investigar por si mismos la verdad que hay oculta, el misterioso, en tales mensajes alarmistas, pues allá ellos. De todas formas esta clase de personas las consumirán estén o no prohibidas.

Mi esperanza es que el ejemplo de Uruguay sea seguido por la mayoría de los países del mundo. Y no solo legalicen la mariguana, sino todas las demás  drogas. Que las pongan en venta en las farmacias, y no por prescripción médica; al contrario, libremente por onzas y hasta por libras. Porque para suicidarse no hace falta una soga especial. Todo el mundo sabe dónde se venden sogas(cuerdas), pero casi nadie quiere acabar con su vida. Y es esto precisamente lo que haría una persona al consumir drogas: suicidarse día a día a mediano o corto plazo. Nadie es tan estúpido como para desconocer esta realidad. Pero si algunos quieren correr esa suerte, no se debe perder tiempo ni dinero prohibiéndoles lo que ellos buscarán de todas maneras. Por ello, es tiempo ya que cambiemos los métodos radicalmente de luchar contra esta gran tragedia de los tiempos modernos. Como dicen en mi país: el que por su gusto muere, que la muerte le sepa a gloria.